Miércoles 21 de Agosto de 2019 | 17:00 hs.

ANTÁRTIDA

Arcando resaltó la importancia de vincular el continente blanco con helicópteros

25.05.2019 12:53 | 

 El Vicegobernador Juan Carlos Arcando, quien siguió atentamente en los últimos años el desarrollo de las campañas antárticas, resaltó la importancia de vincular a la Antártida con helicópteros, incluso trabó amistad con el jefe de los pilotos del Comando Conjunto Antártico, comodoro Gabriel Sant.

  “Siempre me interioricé por el trabajo que estaban haciendo, más teniendo en cuenta el riesgo que significa cruzar desde la Isla de Tierra del Fuego hacia la Antártida, que forma parte de nuestra provincia”, destacó el mandatario provincial.

En ese sentido Arcando compartió que “mi participación en estos cruces ha sido humilde, fue darles alientos, apoyarlos y ponerme a disposición para lo que necesiten; es decir, lo que haría cualquier argentino que valora estas tareas nada fáciles que es cruzar con helicópteros el Mar de Hoces o Cruce del Drake como también se lo llama”.

El Vicegobernador observó que “la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, mantiene la Escuela N° 38 y el Jardín de Infantes Santa Micaela; está orgullosa de enviar docentes como parte de la estrategia de mantener la soberanía ininterrumpida de la Argentina, desde 1904, en ese sector tan querido y tan alejado”.

“Cada vez que estuvo el cruce del helicóptero de fabricación rusa Mil MI-171E de la Fuerza Aérea Argentina, he ido a despedirlos; e incluso me he trasladado en él desde la Base Marambio a la Base Esperanza para visitar a la comunidad educativa de nuestra escuela –que depende de nuestra provincia-, lo mismo que las visitas a diferentes bases, también lo hacía en ese helicóptero”.

Asimismo, “también los esperaba a su arribo a la isla cuando venían desde la Antártida a la Isla durante todos estos años que hicieron este cruce tan importante y tan arriesgado con el continente antártico”.

Arcando también visitó la última muestra impulsada por el Grupo de Modelistas Fueguinos, uno de los cuales, el ingeniero Jorge Mondo, realizó réplicas de estos helicópteros rusos y otras aeronaves relacionadas con la logística antártica y lo propio hizo el propio Comodoro Sant, quien se emocionó sobremanera al ver estas réplicas.

“Cuando vi esas maquetas el día anterior al arribo del Comodoro Gabriel Sant, les pedí a mis colaboradores que lo lleven a esta muestra porque sabía que se iba a emocionar como yo me emocioné, cuando viera lo que eran capaces de hacer los maquetistas locales con las réplicas de este helicóptero. El piloto me contó al otro día que se emocionó mucho y se alegró que se valoren estas actividades que son desconocidas para muchos argentinos”.

Finalmente el vicegobernador Juan Carlos Arcando puso en valor a las Fuerzas Armadas en la defensa de la soberanía antártica, “tanto la Armada Argentina que volvió con el Irízar, a la Fuerza Aérea Argentina que mantiene también aviones Twin Otter en el continente blanco vinculando las distintas bases y por supuesto este cruce con helicópteros y con aviones C-130 Hércules; la gente del Ejército Argentino que tiene bases como Esperanza donde está nuestra escuela provincial, a los científicos argentinos que hacen trabajos de investigación en la Antártida, a las actividades del turismo antártico que tienen a nuestro puerto de Ushuaia como base. Todos ellos mantienen este vínculo soberano de nuestro continente blanco con Tierra del Fuego”.

El Mil MI-171E una bestia de los cielos

En tanto el Comodoro Gabriel Sant, responsable del Componente Aéreo del Comando Conjunto Antártico, fue consultado por las tareas que llevan adelante en las diferentes campañas antárticas. “Nuestro trabajo es la vinculación, en mi caso voy y vengo hacia y desde la Antártida llevando a científicos, a los hombres que trabajan en nuestras bases, hacemos relevamientos de dotaciones, les llevamos la comida y todo lo que necesitan”.
“Yo ya no vuelo más, pero el primer vuelo que se hizo fue el 20 de diciembre de 2013, era de noche y nos fue a despedir el vicegobernador Juan Carlos Arcando, me dio un abrazo, subí al helicóptero y crucé desde Ushuaia a Marambio, en la península antártica, con los dos helicópteros de fabricación rusa”.

El primer intento lo hizo solo el Comodoro Sant el 8 de diciembre de ese mismo año, pilotando la aeronave, pero fue infructuoso. “Justo fue el día de la Virgen, tuvimos dificultades, se formó hielo y tuvimos que cancelar la misión”, recordó.

Cabe destacar que un vuelo de vinculación con la Antártida con estos helicópteros, dura unas seis horas, aproximadamente.
Sant es un especialista en helicópteros, estuvo en Estados Unidos y en Rusia cuando nuestro país evaluó las aeronaves para su adquisición.
El Mil Mi-17 es el modelo de exportación del Mi-8M en operación en Rusia, es un helicóptero bimotor de transporte con capacidad de portar cohetes y misiles guiados antitanque.

Fue diseñado en la fábrica de helicópteros Mil de Moscú (fundada por Mijaíl Mil) como un derivado del Mil Mi-8 de Rusia, uno de los modelos más populares en el mundo por su comparativo bajo costo y alta capacidad de carga útil.

Se producen en las fábricas de Ulán-Udé y Kazán, en esta última se fabrican específicamente los Mi-17-V5 (Mi-8MTV-5) para las Fuerzas Armadas y el Mi-172 de aplicación civil. Un Mi-17 se suele diferenciar visualmente de la serie Mi-8T porque estos últimos llevan el rotor de cola sobre el lado derecho, mientras que el Mi-17 lo lleva del lado izquierdo.

Los dos helicópteros argentinos están propulsados por dos turbosoplantes Klimov TV3-117VM que tienen un consumo aproximado de 600 kg. por hora.

Usualmente las versiones para operar en el ártico o antártico (Mi-8MTV-3) cuentan con el radar de navegación Doppler DISS-32-90 y un radar meteorológico Type 8A-813 además de DME, GPS, VOR e ILS.

Reciba nuestra información en su correo electrónico.
Suscríbase a nuestro Newsletter.

Suscribirse