Domingo 20 de Octubre de 2019 | 21:50 hs.

En el diario El Cronista

Garramuño relató la experiencia de Ushuaia en el voto electrónico

14.11.2013 10:31 |  politica

El electo Senador por el MPF, y ex Intendente de Ushuaia, Jorge Garramuño escribió una columna de opinión en el diario El Cronista, donde contó cómo se desarrolló en la capital fueguina la experiencia de los comicios municipales de 2002, oportunidad en la que se utilizaron por primera vez los medios electrónicos para las votaciones. Garramuño fue veedor en las elecciones que se llevaron adelante en Salta.

Columna de opinión en el diario El Cronista: 

En el año 2002, durante mi segunda gestión como intendente de la ciudad de Ushuaia, se redactó la Carta Orgánica Municipal prevista en nuestra Constitución Provincial, ordenando su legislación a lo que en ella está prescripta. Dentro de su articulado, novedoso y de avanzada en el país por los institutos que incorporamos, se dejó abierta la posibilidad a que los comicios municipales se hicieran a través de medios electrónicos. Y una vez puesta en vigencia, nos contactamos con la empresa INDRA, para que aportara el equipamiento y el know how necesario que nos permitiera llevar adelante la primera elección completa mediante voto electrónico del país, en el año 2003.

El último domingo, Salta utilizó el sistema de voto electrónico para la elección de legisladores provinciales y tuve el honor de formar parte de los veedores del comicio, con la ventaja de haberlo experimentado por más de diez años. Si bien se habían registrado algunas quejas por el funcionamiento durante las PASO provinciales, no tengo dudas de que el sistema electrónico sólo puede redundar en beneficios, por su transparencia y comodidad y por la agilidad que le brinda al recuento de sufragios.

En la recorrida realizada por los distintos circuitos electorales, charlando con las autoridades de mesa, fiscales y votantes, más una serie de encuestas que se realizaron desde la Fundación ASEP, se encontró conformidad de la mayoría con la implementación del sistema y bajo nivel de dificultad en el momento de la votación.

El cierre de las mesas fue ágil y el recuento de los votos se realizó sin grandes inconvenientes. Para las 20 horas (dos horas después del cierre), el centro de cómputos ya tenía tendencias definitivas en los distintos estamentos que se elegían (concejales, diputados y senadores provinciales).

Ante el desafío planteado en Ushuaia en la primera oportunidad que se utilizó el sistema, se consultó a los partidos políticos, a los concejales y a la Justicia Electoral con resultados positivos e inmediatamente se llevaron adelante reuniones conjuntas para evacuar dudas, definir la forma de realizarla y comenzar con las capacitaciones correspondientes.

Y en aquella ocasión, la elección se realizó totalmente por medio del voto electrónico. En las mesas de votación se colocaron computadoras con un sistema touch screen similar al de los cajeros automáticos. En el 15% de esas mesas se pusieron impresoras con soporte papel para control, las que fueron sorteadas el mismo día de votación. El elector ingresaba al cuarto oscuro (donde estaban las autoridades y fiscales), se le entregaba un chip que servía para una votación, realizaba su elección en la otra punta del cuarto para mantener su independencia y luego colocaba el chip descargado en una urna dispuesta para tal fin.

Terminado el comicio, las máquinas se conectaron a un servidor y transmitieron en tiempo ínfimo a la central de cómputos en la Justicia e imprimieron un Acta de Cierre para que fuera rubricado por las autoridades y fiscales presentes.

Las dudas iniciales sobre si el software podía ser modificado en beneficio o detrimento de alguien fueron desterradas con las garantías que implicaba la colocación de las impresoras que mencionamos más arriba. Los mismos fiscales de todos los partidos chequearon y aprobaron el escrutinio sin queja ni diferencia alguna.

Los beneficios fueron varios:

*Reducción de costos, al no tener que imprimir las boletas;

*Eliminación de viejas mañas de la política tradicional (votos cadenas, listas sábanas y marcación de los votos);

*La rapidez para conocer los resultados; una hora después del cierre se sabía quien había resultado electo intendente y media hora más tarde cuántos concejales había incorporado cada partido y el nombre de ellos, algo inédito por el complejo sistema de preferencias que posee la ciudad para la elección de sus ediles (hemos estado días enteros contando preferencias manualmente para conocer quiénes accedían a las bancas);

*La aceptación por parte de las comunidades del sistema implantado y la ausencia de reclamos posteriores por parte de los partidos políticos.

Estoy convencido de que el pueblo argentino está perfectamente capacitado y abierto a los avances tecnológicos de esta naturaleza, y que la adopción de estos modernos sistemas de votación son un paso adelante para la consolidación y credibilidad del momento más importante de la democracia.

La experiencia que se vivió el domingo en Salta reafirmó mi convicción y creo que se convirtió en otro mojón en el camino hacia un método que no debería tardar en implementarse a nivel nacional en el menor tiempo posible. Las nuevas tecnologías le brindarán al sistema electoral argentino una mayor rapidez y transparencia en este acto esencial de la democracia.
COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Reciba nuestra información en su correo electrónico.
Suscríbase a nuestro Newsletter.

Suscribirse